Siempre aprendemos

Por Eduardo Cabornero Martínez – 23/05/2022

Enlace al artículo original aquí.

El Aprendizaje y la Educación de personas Adultas.

“Me considero en formación. Hay que adaptarse, formarse, manejar los medios informáticos”. José Luis, 64 años, trabaja telemáticamente en una empresa sanitaria. Alcanzó el graduado de secundaria hace 5 años. Actualmente participa en un taller de literatura y cine.

El Aprendizaje y Educación de Adultas-os (AEA Término utilizado por la Oficina de la UNESCO en la convocatoria de la CONFINTEA-VII) no existe sin participantes. Hay que articular el AEA a partir de las características y necesidades de cada una-o de las personas que participan en sus actividades. La persona y el grupo, siempre en el centro de la acción.

Siempre aprendemos. Una persona adulta, al realizar cualquier actividad que conduzca a titulación académica está realizando educación formal. Si la actividad está organizada, aunque no esté orientada a titulación académica, se trata de educación no formal. Y lo que aprendemos en una charla con amigas-os, viendo una película, leyendo una novela… se trata de educación informal. Así se estipuló en la CONFINTEA-V (Conferencia Internacional de Educación de Adultas-os celebrada en Hamburgo) en 1997. La formación de José Luis, como la de cualquier persona, es fruto de las tres.

El recorrido histórico del AEA parte del Paleolítico; ha existido siempre. Siempre aprendemos. Con la Revolución Industrial, la actual concepción de AEA toma un impulso popular y político definitivo. La clase trabajadora consiguió, peleándolo, las ocho horas diarias de ocio y cultura, más el descanso de los fines de semana. Además de ocho horas de trabajo y otras ocho de descanso. Y ahí surgieron las escuelas de personas adultas… Hasta hoy. Una historia apasionante.

Las personas adultas, mayores de 18 años, tenemos perfiles muy dispares. En los grupos de AEA pueden participar desde jóvenes de 16, si trabajan y están en el mundo laboral, hasta personas de cualquier edad; personas de diversas procedencias; con diversos recorridos sociales, migratorios, laborales. Con diferentes inquietudes laborales y culturales, con diversas necesidades… El bagaje de saberes de una persona adulta es muy amplio. Los aspectos físicos y, sobre todo, psicosociales son claves. (Julia Varela; Ángel Izquierdo Martínez).

Psicopedagogía y personas adultas. De la disonancia cognitiva al aprendizaje socializado. A las características sociales apuntadas hay que añadir las características psicológicas, también muy variadas, de las personas que conforman los grupos de AEA. Capacidades cognitivas, percepción, atención, memoria, lenguaje, comprensión, motivación… no son las mismas en todas las personas. Varían no solo en función de la edad, que también, si no de los recorridos de cada cual y de las características personales propias. Hay que tenerlo en cuenta en toda actividad. Y claro, la vida social no es igual actualmente que hace diez, veinte, cuarenta, sesenta… años. Hay abundante y enriquecedora bibliografía (Freire, Freinet, Ferrer i Guardiai, A.Leon, A.R.Luria, Petrovsky, Alheit…).

Hay que tener en cuenta y aproximarse científicamente al aprendizaje adulto, actualizar y conocer mejor la adultez, sus aspectos psicosociales (Maslow, Luria…). Además, el profesorado, tiene que conocer y tener en cuenta las necesidades específicas de quienes componen nuestros grupos, con actividades interesantes y significativas en cada grupo, en cada sesión. Quien lleve un grupo de AEA debe ser responsable, catalizador-a, en término de Paulo Freire, y tener presentes todas las características a la hora de planificar, programar y desarrollar la actividad. Es nuestro papel, es nuestro trabajo.

La variedad de perfiles es muy enriquecedora para participantes y profesorado. Hay que aprovecharlo en el día a día.

Grupo a grupo. Día a día.

«Fui al CEPA para aprender y para tener el título básico de educación». Juan Carlos, 19 años. No ha trabajado todavía. Está cursando graduado, 1er ciclo, en un CEPA.

“Yo fui para aprender. Es lo más importante. Y claro, tener graduado me viene bien para el trabajo. Quiero mejorar mi nivel de cultura, poder hablar de todo”. Sara, 23 años. Trabaja de auxiliar de comunicación. Sara y Juan Carlos asisten al mismo grupo.

Un centro de educación de personas adultas debe ser específico. Currículums, programaciones, materiales, distribución de espacios, tiempos, pedagogía y metodología ESPECÍFICAS. Siempre adaptados a las circunstancias de cada grupo.

Metodológicamente hay que partir, siempre, de lo conocido por los participantes. Ordenándolo, estructurándolo entre todas-os en puesta en común. Articular objetivos, tema a tema, grupo a grupo. Con aprendizajes significativos, sin miedo a dar la palabra a quien quiere aprender. La gente, el grupo, responde.

El espacio debe facilitar el trabajo individual, en pequeño grupo y en gran grupo. Mesas individuales lo facilitan. Partir del corro, tanto en pequeños grupos como grupo general facilita el aprendizaje y debe ser una clave metodológica. No hay sistema más eficaz de comunicación que el “corro paleolítico”, o en una U abierta hacia la pizarra, digital o clásica. Que todas-os nos veamos la cara. Es importante contar con cañón para proyectar imágenes… El corro, el círculo es democrático. Se deben realizar trabajos académicos, individualmente y en grupo, exponerlos, debatirlos y llegar a conclusiones en el propio grupo. Difundiendo lo realizado en el centro, en la institución y en espacios culturales de la zona…

Hay que evitar algunos vicios de la enseñanza actual como el examen continuo. Evaluación permanente sí. Examen permanente no. Hay otros métodos de evaluar, de verdad. También evita concursos… Tener competencias en educación no es, ni requiere, competir.

Resumiendo. Las prácticas y métodos deben ser específicos en AEA. Y siempre con metodologías activas, críticas y participativas. Los organigramas de funcionamiento, los métodos de tomas de decisiones… deben ser democráticos y eficaces.

Y siempre un reto. Planificar para que la próxima clase o sesión sea lo mejor posible.

Las administraciones públicas y las entidades de AEA sin ánimo de lucro.

“Las competencias, habilidades, que valoro más son la empatía, escuchar a otra persona, ponerse en su lugar… Luego muchas más cosas. La actitud es lo más importante”. Mery, 35 años. Consiguió el graduado de secundaria con 31 años, después consiguió el título de auxiliar de enfermería, en lo que trabaja. Está preparando oposiciones a la función pública. Participa en talleres de idiomas y literatura.

“Más que nunca, debemos defender nuestro derecho a la educación”. António Nóvoa. en el artículo recogido en la revista de la UIL-UNESCO, indica que debemos tener la vista, más que nunca, en los Derechos Humanos. A pesar de las malas noticias que inundan este 2022. Es momento de aunar criterios y fuerzas para conseguir un mundo mejor ya. Hay que estar atentas-os al desarrollo y los previos de la CONFINTEA-VII.

La CONFINTEA-VII, se celebrará en Marraquech-Marruecos del 16 al 18 de junio de este año. Las “confinteas” se celebran desde 1949 señalan el camino que debe seguir la EA (Educación de Adultas-os) participan los estados que componen la UNESCO. Son escenario de reflexión a nivel mundial sobre el AEA y sus necesidades. Es, pues, momento de reflexionar, partiendo de qué significa arendizaje y educación de personas adultas (AEA), término cuyas siglas ya ha lanzado la UNESCO, de cara a la CONFINTEA-VII. En ella se concretarán los objetivos, partiendo de las necesidades, a nivel mundial para la próxima década, al menos.

Proponemos que cada colectivo, asociación, centro aporte su punto de vista, de la manera más concreta posible, de forma que entre todas-os tengamos una propuesta común. El Ministerio de Educación y Formación Profesional, debe articular propuestas, según indica la UNESCO, estableciendo cauces de comunicación con las entidades de AEA.

Las administraciones de cada país tienen que procurar dar la importancia que socialmente tiene el AEA. Deben:

  1. Fomentar investigaciones de todo lo apuntado en este artículo que actualice y mejore las actuaciones de AEA. Partiendo del bagaje formativo de la persona adulta.
  2. Procurar legislaciones que coordinen objetivos y actividades. En AEA convergen competencias de Educación, Cultura y Trabajo. Un Instituto interministerial sería lo ideal.
  3. Es necesario un currículum educativo específico y actual que integre en las competencias temas de actualidad, Derechos Humanos, ecología y feminismo… Un currículum que cuente e integre tecnología digital actualizada, como instrumento. Hay que desencartonar los currículums.
  4. Orientación Educativa, específica para AEA, clara y eficaz. Reconocimiento de competencias, recorridos académicos y laborales… Deben centrarse ahí las diversas administraciones, pero desde los colectivos tenemos mucho que hacer y decir. El proyecto portugués “Qualifica” es un buen ejemplo.
  5. Las administraciones. Deben favorecer actuaciones públicas y de entidades sin ánimo de lucro, dotándolas de medios. La iniciativa social sin ánimo de lucro es un indicador democrático de la sociedad.
  6. Las entidades de AEA, europeas (EBSNEAEA), estatales (FAEAInstituto Paulo Freire de EspañaFUP…) y regionales (ACEFIR, TAREPA… o a la que pertenezco yo, epAlv). Los sindicatos de trabajadoras-es, las ONG… debemos cristalizar y poner en común nuestras organizaciones, investigaciones, materiales, experiencias… en la práctica cotidiana.

Y, por supuesto, estaríamos encantados de ser convocadas por el MEFP para sintonizar propuestas españolas para CONFINTEA-VII. Aún es posible, aunque de nuevo vamos tarde.

Concluyendo, de momento. Pueden pasar dos cosas, que sigamos tal cual mirándonos el ombligo o que entre todas-os nos pongamos manos a la obra y avancemos.

Referencias

“Psicología del desarrollo de la edad adulta: Teorías y contextos”. INFAD Revista de Psicología, nº 2. Ángel Izquierdo Martínez. 2007
Pedagogía del oprimido, Paulo Freire.

La educación por el trabajo, Celestín Freinet

La escuela moderna, Francesc Ferrer i Guardia

Psicopedagogía de los adultos, A.Leon. Siglo XXI. 1973

El cerebro en acción, A.R. Luria. Martinez Roca 1974

Psicología Pedagogía de las edades, A.V.Petrovsky. Editorial Pueblo y Educación. 1978.

“Biograficidad. Aspectos de una nueva teoría del aprendizaje social». Publicaciones del Instituto Paulo Freire de España. 2019.

Desarrollo histórico de los procesos cognitivos, A.R. Luria. Akal/Universitaria. 1987

«Al vent, la cara al vent». Eduardo Cabornero Martínez. Quaderns d’Educació Contínua 41. 2019

Pedagogía del oprimido, Paulo Freire.