Pedagogía sin complejos

Por Xavier Besalú
Coediciones: L’Ullal edicions/ diálogos.red

Podemos concluir afirmando que no estamos ante un manual más de pedagogía teórica, sino de un libro que surge de la combinación de la praxis y de la reflexión y que, por su filosofía y compromiso, nos invita a una profunda reflexión. Tenemos la impresión –y Xavier Besalú es bien consciente de ello- que el método de ver, juzgar y actuar, instaurado por Joseph Cardijn, a primeros del siglo XX, conserva toda su actualidad. Así pues, la pedagogía intercultural que nos presenta Xavier Besalú podría ser una buena herramienta de trabajo o, por lo menos, un buen antídoto que nos vacune contra los profetas de calamidades que insisten en denunciar todos los males de la escuela y de la educación, pero sin presentar casi nunca alternativas plausibles y coherentes. Es cierto que en este libro no encontraremos soluciones milagrosas, ni pociones portentosas, pero no es menos cierto que estamos ante una obra honesta y rigurosa, que combina la experiencia y la ciencia, que nace de la praxis y que apunta a la teoría, una obra –en fin- que nos ayuda a mantener la confianza en los maestros y en la educación. Nada más, pero nada menos.